prryk-prryk

lunes, 28 de mayo de 2007

Hullabaloo



Muchas veces cuando trabajas en algo que quiere ser una obra cerrada, por el camino vas haciendo pruebas y experimentos sueltos que forman parte del proceso. Muchas veces te das cuen de que esos hijitos involuntarios y casi despreciados en un principio acaban teniendo mucha más fuerza y vida que todo lo demás.
Qué bien y que mal sienta pensar que te rompes el coco... y nada; pero que coges la plumilla... y todo.